Almost 100 Reasons to Follow Next F1 Season_ #1 Because We Love It

Y la última, que es la primera, no podía ser otra razón que porque nos encanta. Porque si durante la temporada esperamos con ganas las carreras – cada una o dos semanas -, cuando llega el invierno…desesperamos. Llevamos la velocidad en la sangre y la sed por la competición automovilística nos da la fuerza necesaria para hacer todo tipo de locuras por disfrutar de la Fórmula 1.

Hemos puesto fin a la espera. Esta mañana, por no decir madrugada, los semáforos de Melbourne se han apagado para dar paso a la coreografía espontánea de los monoplazas sobre la pista. Emoción, incertidumbre y mucha, sobre todo, mucha pasión por un deporte que tiene tantas perspectivas como variados son sus aficionados.

Eso es lo que tiene la Fórmula 1, nos hace sentir y pasar de la alegría al llanto en décimas de segundo. La adrenalina contagiada, la frustración y la ansiedad, son solo algunos de los estados por los que pasamos disfrutando de cada carrera. Incluso en ocasiones memorias de nuestras vidas van ligadas a momentos históricos de la competición.

Cada año es diferente y éste, precisamente, parece prometer más que ninguno, parece tener más expectación que sus predecesores. Lo que tiene a los seguidores con el corazón en un puño y, lo mejor es que, como esta intensidad se mantenga hasta el final de la temporada, tendremos una última carrera de infarto.

Sufrimos y peleamos, sudamos y lo vivimos casi tanto como los propios pilotos. Y un deporte que hace sentir de esta manera a millones de aficionados, debe tener algo ¿no?

 

Anuncios

Almost 100 reasons…. __ #14 We Want You For The F1 Army

Se ha iniciado la cuenta atrás. Una semana, sólo una semana más y a eso de las 7 de la mañana hora española, estaremos pegados a la pantalla para ver comenzar la Fórmula 1. Una expectación que va en aumento, una afición a la que no le importa madrugar para oír el ruido de los motores en parrilla mientras esperan a que el semáforo se ponga en verde. 

Un deporte que comenzó siendo una disciplina casi elitista y que ahora está cada vez más cerca de ser un deporte de masas. Pero, visto lo visto, y con la crisis económica que afecta especialmente al continente europeo, muchos ven peligrar la continuidad de los eventos en el Viejo Continente. Además, en nuestro país, a ésta se le suma la crisis de medios que ya venía de antes y cada día se recorta más en este sentido.

Hemos visto como las televisiones autonómicas dejarán de emitir la Fórmula 1, a excepción de TV3 cuya tradición en el motor le avala. Pero incluso se ha especulado con la posibilidad de que, como hemos visto en otras ocasiones, se reduzcan los equipos que se desplazan a los Grandes Premios, y no sólo como medida por la falta de audiencia si el piloto español, Fernando Alonso, no gana lo suficiente; sino por norma general. En principio, parece que la temporada 2012 está a salvo, y MediaPro – la productora que gestiona los derechos para que después Antena 3 emita las carreras – tiene la F1 hasta 2014. ¿Qué pasará a partir de entonces…. es totalmente desconocido?

Es importante seguir las carreras de este año para demostrar que hay suficiente afición por el motor y por la Fórmula 1 como para que se apueste por contenidos en esta línea. Si de verdad queremos más programas dedicados al motor en nuestras televisiones, radios o incluso en Internet, tenemos que demostrar que hay suficiente afición por el deporte. No nos engañemos, al final para que cualquier proyecto salga adelante, son necesarios los patrocinadores – del mismo modo que en las parrillas muchos pilotos consiguen sus asientos debido al capital del patrocinador -.

¿Somos seguidores suficientemente fieles como para no perdernos ni una carrera? ¿Será verdad lo que muchos creen y que todo depende de lo que haga un único piloto? ¿Podremos cambiar esas visiones anquilosadas y demostrar que lo nuestro es pasión por el deporte? ¿Que se puede amar la competición, la velocidad y la innovación tecnológica que envuelven la Fórmula 1, sea de donde sea el piloto ganador?