Almost 100 reasons…__#50 Duck noses and back ends, What lies beneath? (III): Game of Shadows

Cuando la conspiración se encuentra con un tema del que disponemos poca información puede llegar a cotas insospechadas. Ya hemos hablado de cómo todo esto se está viendo en este comienzo de la pretemporada y entrenamientos (#52 y #51) pero deberíamos pensar en qué va a ocurrir al medio largo plazo. Es decir, qué va a pasar durante la temporada.

F1, Game of Shadows

¿Vamos a permanecer entre las sombras durante las veinte carreras del calendario o veremos algo de luz? Pues viendo la forma en la que hemos comenzado, lo más probable es que vivamos los próximos meses entre tinieblas.

La paranoia ha llegado a tal punto que no nos podemos fiar de los coches que vemos en las presentaciones oficiales, y no porque luego sufran modificaciones progresivas sino porque no tienen nada que ver con el coche que han diseñado de primeras, con los que veremos sobre las pistas. La historia es que se guardan ese ‘as’ bajo la manga. Deciden no mostrar sus armas.

McLaren hizo una presentación increíble, por encima de la del resto de equipos. Un programa en directo emitido en Internet y sin que el servidor se caiga. Eso sí, el coche que mostraron ni siquiera tiene las piezas definitivas, sino que han usado unas de plástico. Como con el atrezzo en cine y televisión. Pura apariencia.

Así no es de extrañar que cuando hoy los de Red Bull presentaban el suyo, han colgado un video entre sombras en el que se aprecia el coche, lo justo. Incluso hay quien apunta a que se trata de piezas del RB7 –el monoplaza del año pasado– mezcladas con partes nuevas, como ese morro con entrada de aire.

¿Es posible que nos estén mostrando un teatrillo y que nos estemos perdiendo lo que realmente ocurre detrás del escenario? ¿Es razonable que pongan fechas para las presentaciones de sus diseños y ni siquiera nos muestren su producto acabado? ¿Es justo para el resto de equipos? ¿Deberían presentarse todos al mismo tiempo y en el mismo lugar?

Anuncios

Almost 100 reasons…__#51 Duck noses and back ends, What lies beneath? (II): “Pay no attention to the man behind the curtain”

La maquinaria de la Fórmula 1 está en movimiento. Los días de sequía informativa van dando paso a jornadas como la de hoy con tres presentaciones de equipos. Y en ellas como siempre nos dejamos engañar por el hombre tras la cortina. No miramos más allá. Nos deslumbramos con los fuegos artificiales sin darnos cuenta de que los lanzan para que no veamos las estrellas.

Así somos, crédulos y especuladores. Sedientos de información seguimos las pautas que nos dan y nos centramos en las delanteras, nada mejor para distraer a la audiencia, algo tan recurrente que uno no espera encontrárselas en la Fórmula 1. Pero así es. Hemos visto, comparado y analizado los morros que han ido saliendo. Y tanto nos ha preocupado que no nos hemos preguntado: ¿por qué no han puesto nada de atención en la parte trasera del coche?

Arriba: Acabado suave de McLaren. Abajo: en escalón de Caterhamhol

Claro que ya habíamos visto todas las versiones posibles en cuanto a los acabados de los morros, los chatos, menos chatos, aplastados, redondos…esos patos de los que tanto hablamos. Y también nos habían mostrado versiones para ese salto en la parte central.

Recordatorio: la altura del morro se ha rebajado por una cuestión puramente formal debido a la nueva regulación, no con fines aerdonámicos. La FIA dice la altura de la “nariz” tiene que ser de 550mm para evitar los riesgos que algunos accidentes podrían suponer para los pilotos. Al estrellarse con otro monoplaza de manera lateral, si el morro está a la misma altura o más alto que el cockpit, puede ser un peligro para el piloto contra el que chocas.

Sin embargo, no dice que el resto del morro tenga que estar así de bajo. Así que en el diseño nos encontramos con un salto de altura que se puede resolver con mucha o poca pendiente. Modo Caterham o McLaren.

Conducto de refrigeración del morro de Red Bull (o Duck-duct)

(Los más avanzados pueden retomar aquí): La vuelta de tuerca llega cuando RedBull nos presenta entre las sombras un conducto de aire en ese escalón. Una entrada de refrigeración – rebautizado ya como el “Duck-duct”- que han levantado todo un mundo de reacciones, desde los que apuntan a que podría ser una solución similar al Conducto F, a los que dicen que es sólo una cuestión de luces o una revoluciónde la que no podemos siquiera hacernos una idea porque la mente que la creó se nos escapa.

De cualquier modo…nos dan el capote y entramos.