Antípodas, experiencias y el mal sistémico de la F1.

Después de la larga espera, finalmente llegó el día. Comenzaba la temporada pero más importante aún, al menos para la que escribe, empezaba una nueva aventura.

El esfuerzo de tantos años daba sus frutos y ponía los pies en las antípodas. No sin antes pasar por no sé cuántas horas de vuelo, con sus habituales comidas unipersonales, desayunos y snacks, que se acaban mezclando entre sí mientras tu cuerpo no sabe muy bien qué momento del día es y te preguntas, con aquella musiquita de anuncio de los noventa… “si ha llegado ya la hora de dormir…”

Albert Park - Melbourne

Albert Park nos recibía con chalecos reflectantes, cajas y montacargas. Era martes y el paddock estaba a medio montar. Vuelta de rigor al circuito para hacerse consciente del tan importante ‘aquí y ahora’; mientras de vez en cuando, las manos buscaban inconscientemente la tan preciada joya que colgaba del cuello. Jugueteando con tan exquisito metal, encerrándolo en la palma, asegurándote de que seguía ahí, de que en definitiva, el sueño era realidad. Sin importar en lo más mínimo que, de puertas a fuera, pudiera parecer una burda referencia a cierta trilogía épico-fantástica.

Un fin de semana que tuvo un poco de todo. Mañanas al ritmo de The Clash que continuaban con el ‘Don’t Stop Me Now’ de Queen recorriéndote de arriba abajo a lo largo del día. Un fin de semana que podría ser descrito también con el ‘Butterflies and Hurricanes’ de Muse cuando algún pequeño detalle te hacía ser consciente de lo que estaba pasando. Hasta que llega ese momento del fin de semana que tanto significa para tí acompañada del ‘Space Oddity’ de David Bowie, y esa cuenta atrás que acelera el corazón. “Commencing countdown, engines on… (three, two, one)”.

Ritmos. Interiores y exteriores. Gente. Hugs and thumbs up. Mariposas y yunques.

Para acabar como mi alter ego de la infancia:

Columpio de Heidi

En las nubes o como dirían los ingleses “over the moon”. Como Hamilton después de una carrera liderada (y con mucha ventaja) de principio a fin. Donde el único problema fue un error en la pantalla del volante que le decía que estaba sin gasolina a falta de pocas vueltas del final. Por suerte para él, la información era errónea; por desgracia para Rosberg, la información era errónea y no podría darle caza.

Una carrera con poco aliciente excepto para los medios y aficionados nacionales que veían como Carlos Sainz se marcaba un debut de diez. Bueno, aún mejor, de nueve. Un noveno puesto en su primer Gran Premio y el mejor debut de un español en clasificación. Con la emoción de un pit stop tan largo que hacía pensar que era a cámara lenta, seguro que a Carlos no le pareció lento sino eterno, y una tuerca que podría haber arruinado su primera carrera, pero no lo hizo.

El resto. Bueno, y siguiendo con las cámaras lentas… la visión de Pastor Maldonado antes de abandonar la carrera, esta vez, por culpa de otros.

…ralentizados también los McLaren, bueno, el que pudo terminar la carrera. Button, dos vueltas por detrás tampoco se mostraba sorprendido con el resultado. Sólo 11 pilotos terminaron, y cuando aún había 13 en pista, desde el muro atisbaban puntos en el horizonte.

No fue posible. Como tampoco lo fue para Raikkonen. Los Ferrari una de cal y otra de arena. Vettel en el podio metiéndose a los tiffosi en el bolsillo con apenas dos palabras de italiano. Mientras Kimi…

Kimi: “Something broke”
Ferrari “Ok! Stop the car, Stop the car. Find safe place.”
Kimi: “Did you leave the wheel loose?” –
Ferrari: “Unfortunately wheel was not tight. I’m sorry Kimi”

Y entre medias, el culebrón Sauber – VDG que nos dio tema de conversación y una mirada al abismo del piloto en la Fórmula 1 moderna.

En general, la experiencia tremenda, a pesar del jet lag que te ataca al llegar a Madrid.

Sin embargo, los problemas sistémicos de la Fórmula 1 siguen presentes y cada vez son más acusados. Parafraseando a Sabina, “como quien viaja a bordo de un barco enloquecido”, sin capitán, sin rumbo. Así se encuentra el deporte que sigue pensando en dar un buen espectáculo sin dejar de llenarse los bolsillos. Cortando cabezas, como vimos en Ferrari, primero con cuentagotas, luego a modo masacre de Juego de Tronos.

Cuando algo no funciona los de motores culpan al chasis y sino a los directores, los unos por los otros y la casa sin barrer hasta que alguien toma las riendas. Como ocurre en tantos otros deportes y facetas de la vida. Culpamos al jugador que no resuelve en su posición, cuando quizás es el entrenador el que no ha sabido darle la posición adecuada. Nos gusta señalar, tirar balones fuera y cubrir las espaldas cuando nos conviene, pero asumir responsabilidades mejor no, no vaya a ser que se nos acabe el chollo. Lo que hace falta es que se tomen medidas, que el capitán tome el mando – si es que todavía puede y sino borrón y cuenta nueva. Ya está bien de parches y remiendos. De decisiones a latigazos, reaccionando tarde y mal como consecuencia del último chaparrón.

Anuncios

Almost 100 reasons…__#42 Pit Stops, Key of Speed

Red Bull, the fastest at pit stops too

Hasta el último segundo es importante en Fórmula 1, por eso un buen pit stop puede marcar la diferencia. No hay más que mirar a Red Bull que además de llevarse los dos campeonatos (Constructores y Pilotos) también es el equipo que más rápido realiza las paradas en boxes para el cambio de neumáticos durante la carrera. Han sido los más rápidos en 8 de las 17 carreras del año pasado, en paradas individuales. Pero ojo, que en la media de paradas del fin de semana, el equipo energético se lleva también la pole a los más veloces en nueve carreras.

Un tiempo precioso que puede llegar a marcar la diferencia. Sólo hay que echar un vistazo por youtube para darse cuenta de que hay algunos pit stops completamente desastrosos que han llegado a arruinar carreras.

Esta nueva temporada, algunos equipos adoptarán sistemas de apretado para aumentar la seguridad en las paradas. Unos sistemas que mostrarán a los mecánicos, a través de luces LED, si la rueda está bien apretada o no. Evitando males mayores, y agilizando el proceso. Se busca ser más eficientes y en útlima instancia conseguir que la parada no afecte demasiado al tiempo total de la carrera. Por eso, es fundamental conseguir realizarlos en menos de tres segundos.

De hecho, Red Bull puede jactarse de hacerlo en 2.6 segundos. Incluso creen que no es imposible hacerlos en tan sólo 2 segundos o incluso menos, así lo aseguraba su Team Manager, Jonathan Wheatley.

Jonathan Wheatley: “En una ocasión el cambio de la rueda frontal izquierda lo hicimos en 1.7 segundos mientras que la derecha se hizo en 1.8. Un pit stop inferior a 2 segundos significaría que todos tuvieran su mejor día al mismo tiempo. Es improbable, pero no imposible”.

Y es que para que todo esto salga bien, no sólo se necesita un buen sistema, sino buena motivación y gran capacidad de reacción. Pero además es muy importante que cada mecánico esté en la posición que mejor se adecue a sus capacidades y saque lo mejor de sí mismo.

¿Será esta temporada 2012 la que nos deje ver paradas inferiores o más cercanas a los 2 segundos? ¿Habrá cambios en este sentido? ¿Conseguirán el resto de equipos recortar sus tiempos con respecto a Red Bull?

Almost 100 reasons…__#61 Jenson Button, The Invisible Man

Si retrocedemos un año, más o menos por estas fechas nadie hubiese apostado por una temporada como la que Jenson Button nos ofreció.

Jenson Button, The Invisible Man

Quizá también porque a pesar de haberse proclamado campeón en 2009, parecía pasar inadvertido. Las miradas y los focos se fijaban más en su compañero de equipo y en los rivales que en él mismo. Y le vino muy bien.

Las primeras carreras pasaron desapercibidas, comenzó sexto en Australia y se marcó cuatro podios antes de llegar a Silverstone. Y si no le habían prestado mucha atención hasta el momento, con el fallo en el pitstop en su tierra natal y el problema hidráulico que le siguió en Alemania, hicieron que casi se olvidaran de él.


Era el hombre invisible de la pista. Quizá por sus rivales pensaban más en cortarle las alas a cierto jovencito alemán, o porque los problemas emocionales de su compañero y sus consecuencias al volante, acaparaban todas las atenciones. Así que cuando tras dos abandonos logró la victoria en Hungría y vio su suerte cambiar, dejó con la boca abierta a más de uno.

La de Budapest fue particularmente especial, no sólo porque era el quinto aniversario de su primera victoria en ese trazado, sino porque celebrar su Gran Premio número 200. Además de las efemérides, Button recuperó la suerte y las posibilidades de plantar cara a los Red Bull. 


Recordando a todos los aficionado que tiene una capacidad sorprendente de hacer que una situación desfavorable le beneficie, lo que junto con una buena gestión de las decisiones respecto a las ruedas, y unas remontadas increíbles como la de Canadá, hacen del inglés un rival a tener en cuenta.

Jenson que poco a poco fue recuperando posiciones hasta afianzarse el subcampeonato, también fue capaz de adelantar en todos los aspectos a su compañero de equipo, Lewis Hamilton. Este año, volverá a intentar hacerse con el deseado título de campeón del mundo, aunque esta vez no será tan fácil hacer la del hombre invisible y conseguir colarse entre los demás monoplazas. ¿Conseguirá rematar la temporada pasada colocándose por delante de los RedBull y consolidarse como el tercer bicampeón de la parrilla de la Fórmula 1?

F1 2012: Almost 100 reasons to follow next season__#87 Six World Champions on the Grid

Seis pilotos, seis estilos de conducción, seis formas de entender la Fórmula 1, seis personalidades muy diferentes… que suman un total de catorce campeonatos del mundo y, por supuesto, las ganas y el talento necesario para hacerse con sumar un título más. Sus nombres, de sobra conocidos.

Recién coronado campeón del mundo por segundo año consecutivo, Sebastian Vettel. Con tan sólo un título de campeón en sus vitrinas, y habiendo sido el merecido subcampeón de 2010, Jenson Button. Después de una temporada desafortunada, Lewis Hamilton sigue recordando el triunfo de 2008. Se incorpora este año al campeonato después de un año de rallies, Kimi Raikkonen y se suma a la parrilla de campeones, con su victoria en 2007. No podemos dejarnos en el camino a Fernando Alonso, doblemente campeón 2005 y 2006; ni de Michael Schumacher, el campeón por excelencia, siete títulos a sus espaldas… en esta década los cinco primeros de 2000 a 2004.

Six World Champions on the grid

Seis campeones con sed de victoria, todos en los cinco equipos principales, que harán todo lo posible para que 2012 sea su año, y consigan plantar el deseado beso en el trofeo. Hay que reconocer que en principio, Kimi y Michael lo tienen más difícil, el primero porque un año fuera de la F1 se nota y el segundo, porque quizá los años le pesen. Como ha dicho uno de sus antiguos rivales…

Heinz-Harald Frentzen: “Schumacher ha perdido la competitividad”

Lewis y Jenson, dos campeones en un mismo equipo. Dos estilos de conducción muy dispares pero que han demostrado ser efectivos para McLaren. Ambos tienen el potencial y la próxima temporada, será el momento idóneo para poner las cartas sobre la mesa y hacerse con otro título.

Fernando, por su parte, tendrá que demostrar que su Ferrari todavía puede alzarle campeón, y así olvidarse de los cinco años que lleva sin saborear el triunfo – aunque en ocasiones lo haya tenido a tiro de piedra – y sobre todo, para quitarse una espinita….

Fernando Alonso: “Todo el mundo pensaba que cuando yo gané los dos títulos consecutivos iba a ganar después unos cuantos títulos más seguidos, pero no fue así. Luego llegó Hamilton e hizo segundo en su primer campeonato a un punto del primero, y ganó el segundo, y parecía que iba a ganar diez campeonatos seguidos, pero no ha ganado ninguno más”.

“Luego Button arrasó un año y parecía que Brawn iba a estar ganando una década seguida, pero sólo ganó un año. Ahora está Red Bull, que ha ganado dos años con un trabajo fenomenal y nadie dice que vaya a ganar diez seguidos. Veremos que pasa el año que viene”.

Y finalmente, Sebastian. El pulverizador de records tiene un año más la posibilidad de hacer historia, y no sólo porque podría intentar batir el de Schumacher con 13 victorias en una temporada, sino porque podría ser el primero en ganar sus tres primeros títulos de Fórmula 1 de forma consecutiva. ¿Lo conseguirá?

F1 2011: Te guste o no… Ni contigo ni sin ti

Hemos caído de lleno en la Temporada Rumore-Rumore o la Silly Season, y no nos queda otra que repasar la temporada pasada y aprender de ella, o ponernos a especular con los próximos movimientos en las escuderías. El juego de las sillas está llegando a su fin, y son muchos los que seguramente se queden 2012 sin jugar. En fin… creo que es pronto para hablar, porque la incertidumbre pre-temporada puede durar casi casi hasta bien entrados en febrero.

Fernando Alonso, piloto de Ferrari

Así que prefiero mirar atrás. La temporada 2011 se perfilaba para muchos, y sobre todo después de cómo se resumían los primeros test del año, como el año en el que Alonso haría resucitar a Ferrari. Pero no ha podido ser, y ha acabado convirtiéndose en el año de las esperanzas rotas, y eso, a pesar de que el propio Fernado ya ha afirmado que “esta es la mejor temporada de mi carrera hasta ahora”. Lo tiene claro, las últimas dos temporadas han sido las mejores para el asturiano, y aunque los resultados no han acompañado hay que tener presente que el piloto insignia de Ferrari tiene razón:Es difícil de repetir, terminar la mayoría de las carreras, marcando buenos tiempos, nuestras salidas fueron buenas… Por supuesto, todos luchamos por el título, pero si no es posible, tienes que aceptar que los demás son mejores.”

Incluso es algo que corroboran muchos periodistas que viven de paddock en paddock, y no, no me refiero a la comandita de medios españoles… porque, hay vida fuera de las páginas de los medios de nuestro país, y por supuesto, fuera de los pilotos españoles (estoy hablando en plural???). Pues eso, algunos periodistas, me comentaban en Brasil que lo mejor de este año cuando han hablado con Alonso, ha sido descubrir que él realmente lo está disfrutando. Que este 2011, sí que está siendo su mejor año, nos guste o no.

Red Bull Racing se apunta una victoria 1-2 para el final de una temporada brillante

Pero del mismo modo… nos guste o no… Red Bull Racing ha demostrado su supremacía. Ha cerrado muchas bocas y ha dejado bien claro que ahora en la Fórmula 1 el dominio es suyo. Por supuesto que la máquina – RB7 – es impresionante. Pero también lo es el equipo que está detrás de ella, y como el propio Vettel ha reconocido en más de una ocasión, él sólo es una pieza más dentro del gran puzzle que es el equipo. Y no es falsa modestia. A pesar de no llegar al cuarto de siglo, aquí el chaval tiene la cabeza muy bien amueblada…serán los resquicios alemanes que le quedan a este gran piloto.

Y la temporada, nos guste o no, estaba decidida casi desde las primeras carreras. No obstante muchos no perdían la esperanza, incluso en Silverstone, en el ecuador de la competición, todavía algunos medios seguían vendiéndonos la moto de que algún equipo podría cortarle las alas a los toros austríacos, nada más lejos de la realidad.

McLaren se lo ha currado mucho, sí, lo han intentado y han estado cerca, segundos en el mundial de constructores, y Button subcampeón entre los pilotos. Pero si McLaren ha estado en boca de todos, ha sido principalmente por Hamilton. Que si no está bien, que si el segundo de abordo se lo come a la chita callando… que si ha roto con la novia y está muy triste… no era su año, pero hemos hablado más de él que si lo hubiera sido.

  • El culebrón del campeonato de F1 2011….

La historia que ha mantenido a todos en vilo ha sido la relación entre Hamilton y Massa, nuestro propio culebrón, nuestro Chocar en Tiempos Revueltos. Comenzó en Mónaco, en la sexta carrera del año, primer toque y el brasileño asegura que el piloto de McLaren le ha arruinado la carrera.

Aunque si todos recordamos ese momento es por aquella maravillosa frase de Lewis: “Igual es porque soy negro”.

Luego fueron Silverstone, Singapur y Suzuka… y especialmente Singapur porque fue doble. En clasificación y en carrera… y aquí Felipe ya no pudo más. Y nos regaló el momentazo corrillo de periodistas: “Buen trabajo, colega, buen trabajo”… mientras Lewis parece no darle más importancia que a la pajita de la que bebe.

Y por fin el esperado GP de India… esperado, porque a esas alturas de campeonato ya sólo se pensaba en dónde desembocaría la lucha Hamilton vs Massa

Y cuando los vimos acercarse, parecía inevitable… se iban a tocar y se tocarón, bien. Hasta Rowan Atkinson (Mr. Bean) nos deleitó con uno de sus caretos al verlo.

Nueva pareja cómica en el paddock

Pero lo mejor es que este último toque dio pie a numerosas declaraciones sobre el tema. El propio Flavio Briatore dijo que le hacían mucha gracia, que eran como Laurel y Hardy.

Y es cierto que sus idas y venidas nos han hecho reír…a unos más que a otros, claro, pero han dado una emoción extra al campeonato. Finalmente, y como buenos niños en el colegio. Hamilton fue a ver a Massa… y como se escucha en las radio fórmulas con la voz de Katy Perry “We fight, we break up / We kiss, we make up”.

Así, con un “respeto a Massa y estoy deseando volver a competir contra él el año que viene” por parte de Lewis… y un -no falto de rencor- “me alegra que Lewis haya venido a verme, es un gran gesto de su parte” por parte de Felipe, tras su encuentro al final de la temporada en Brasil, se acabó todo. Son como hermanos… siempre peleando…. por no decir aquello de que “los que se pelean se desean”. Quizás por eso la PussyCat Doll se fue…???? 😉

Ni contigo ni sin ti