Regreso a los orígenes

Eran años de bonanza económica y el dinero parecía fluir sin control y casi sin límite. El lema era tener más, más grande y más lujoso. Más casas, más vacaciones, televisiones más grandes, un coche más potente… alguno hasta un yate añadió a la lista. Una burbuja económica que también tuvo su reflejo en la Fórmula Uno.

Cuando el dinero entraba a espuertas, a nadie parecía importarle mucho cómo se repartía el pastel. Cada equipo tenía un pedazo lo suficientemente grande como para seguir creciendo y disfrutar de las vacas gordas – ampliar el número de trabajadores, nuevas fábricas más grandes y equipadas, presentaciones y eventos de marketing tan extravagantes como caros, o seguir invirtiendo en su monoplaza.

the F1 cake

El problema llega cuando la crisis financiera internacional también empieza a ser patente dentro de la cumbre del motorsport. Se eliminan los test dentro de temporada y con ellos, el personal extra destinado a tal efecto. A pesar de los recortes, los equipos ven que por lo mismo que gastaban antes, ahora reciben mucho menos. El pedazo del pastel es cada vez más pequeño y esto no gusta a nadie. 

La Fórmula Uno genera unos 1.100 millones de dólares al año, cerca de 450M $ vienen de las televisiones y el cánon que pagan por los derechos de las carreras, otros 450M $ de los promotores de los Grandes Premios – en otras palabras, lo que se conoce comúnmente como el cánon de los circuitos -, y el resto viene de patrocinadores y de empresas de logística como DHL.

Sabiendo que los equipos se reparten (por supuesto, no equitativamente)  algo más de la mitad, unos 600-700 millones de dólares, el porcentaje que CVC Capital y Bernie se llevan al bolsillo es muy atractivo. Ahora bien, el coste de un equipo de Fórmula Uno está entre 40 M$ entre los más humildes, y unos 200 M$ que invierte la poderosa Ferrari.

Cuando manejas cifras como las de la escudería italiana aún siendo una de las más agraciadas a la hora de repartirse el pastel con unos 90M $ del total, todavía necesitas muchos ingresos para llegar a esos 200 millones que te gastas al año y dejar margen al beneficio. Y claro, cada vez resulta más difícil debido a una recesión que se está alargando más de lo esperado.

Ahora bien, ¿tenemos que volver al punto de partida para sanear la economía? ¿Vender la casa, la tele, el coche y volver a lo que teníamos antes, y aprender a ser económicamente responsables? ¿Ocurre lo mismo en Fórmula Uno y es hora de volver a los orígenes? 

Para Bernie Ecclestone, parece ser que sí. Según ha asegurado, en su opinión los equipos gastan demasiado dinero y “tendrán que encontrar la manera de ser competitivos con menos dinero”. Sobre todo ahora que se enfrentan a los nuevos y más caros turbos V6, y a la posibilidad de test durante la temporada. Por eso sugiere que “vuelvan a enfocarse en lo esencial, que son las carreras de coches, y no hospitalities enormes y sin sentido”.

Está claro que excepto los cuatro principales, Ferrari, Red Bull, McLaren y Mercedes; el resto están en serios problemas. Pero, ¿son los hospitalities el problema, o el modelo de negocio en el que viven?

Almost 100 reasons…. __ #14 We Want You For The F1 Army

Se ha iniciado la cuenta atrás. Una semana, sólo una semana más y a eso de las 7 de la mañana hora española, estaremos pegados a la pantalla para ver comenzar la Fórmula 1. Una expectación que va en aumento, una afición a la que no le importa madrugar para oír el ruido de los motores en parrilla mientras esperan a que el semáforo se ponga en verde. 

Un deporte que comenzó siendo una disciplina casi elitista y que ahora está cada vez más cerca de ser un deporte de masas. Pero, visto lo visto, y con la crisis económica que afecta especialmente al continente europeo, muchos ven peligrar la continuidad de los eventos en el Viejo Continente. Además, en nuestro país, a ésta se le suma la crisis de medios que ya venía de antes y cada día se recorta más en este sentido.

Hemos visto como las televisiones autonómicas dejarán de emitir la Fórmula 1, a excepción de TV3 cuya tradición en el motor le avala. Pero incluso se ha especulado con la posibilidad de que, como hemos visto en otras ocasiones, se reduzcan los equipos que se desplazan a los Grandes Premios, y no sólo como medida por la falta de audiencia si el piloto español, Fernando Alonso, no gana lo suficiente; sino por norma general. En principio, parece que la temporada 2012 está a salvo, y MediaPro – la productora que gestiona los derechos para que después Antena 3 emita las carreras – tiene la F1 hasta 2014. ¿Qué pasará a partir de entonces…. es totalmente desconocido?

Es importante seguir las carreras de este año para demostrar que hay suficiente afición por el motor y por la Fórmula 1 como para que se apueste por contenidos en esta línea. Si de verdad queremos más programas dedicados al motor en nuestras televisiones, radios o incluso en Internet, tenemos que demostrar que hay suficiente afición por el deporte. No nos engañemos, al final para que cualquier proyecto salga adelante, son necesarios los patrocinadores – del mismo modo que en las parrillas muchos pilotos consiguen sus asientos debido al capital del patrocinador -.

¿Somos seguidores suficientemente fieles como para no perdernos ni una carrera? ¿Será verdad lo que muchos creen y que todo depende de lo que haga un único piloto? ¿Podremos cambiar esas visiones anquilosadas y demostrar que lo nuestro es pasión por el deporte? ¿Que se puede amar la competición, la velocidad y la innovación tecnológica que envuelven la Fórmula 1, sea de donde sea el piloto ganador? 

Almost 100 reasons…__# 56 The end of the F1 as we know it

Si hay un rumor que suena y mucho desde hace tiempo, quizá porque cada vez parece estar cerca de cumplirse es, que el calendario de la Fórmula 1 cambiará mucho en los próximos años. Se perderán circuitos en Europa para dejar paso a nuevos eventos, nuevas localizaciones más exóticas y por qué no decirlo, mucho más rentables.

La situación económica tampoco es que ayude, y los fans se desesperan viendo como trazados míticos de todos los tiempos podrían estar en la cuerda floja. Todavía nada seguro, pero en estos momentos parece evidente que lo último que se va a tener en cuenta es la pasión de los amantes del deporte. Los intereses económicos están por encima de todo.

FIA's new album: The End of the F1 as we Know it

Que se esté barajando la posibilidad de que se alternen las carreras entre Spa (Bélgica) y Paul Ricard (Francia) trae a muchos de cabeza, pero no sólo aficionados, pilotos como Mark Webber también se han pronunciado en contra de esta idea a través de su twitter. Sin embargo la duda sigue en el aire, de hecho hoy mismo Bernie Ecclestone se reunía en Londres a tal efecto con los dirigentes franceses que se encargarían de albergar la prueba.

No muy lejos del cicuito francés que desde 2008 no ha participado en el campeonato,  si viajamos por la costa, dejando atrás Marsella, nos encontramos –además de un viaje que puede ser muy divertido dependiendo del vehículo que lleves- otro circuito que se encuentra en una situación más dramática.

Si bien Salvador Serviá, director del Circuito de Cataluña ya aseguró que todo esto se trataba de meras especulaciones, pero eso no parece silenciar los rumores. El miércoles pasado en Vuelta Rápida, programa de motor de Vinilo FM, así se refería al asunto

Salvador Serviá: “Son sólo rumores y titulares” “Nosotros no tenemos ninguna comunicación, verbal o escrita de Bernie”

Y aquí tampoco parece haber posibilidad de alternancia con Valencia. Con la grave crisis que atraviesa España, quizá alguno no pueda renegociar un contrato más favorable. Así que podríamos encontrarnos que en 2013 dejemos de tener a circuitos de larga tradición automovilística (a excepción de Valencia) para dar la bienvenida a los nuevos.

De las 20 carreras que están previstas esta temporada que empieza, 8 son en Europa. ¿Cuántas quedarán en 2013? Seguramente la respuesta la obtengamos a lo largo de este año, y quizás más pronto de lo que creemos.