Back to the Future

En estas fechas en las que el mundo del motor se vuelca sobre el recuerdo de la muerte de Ayrton Senna, cuyo 20 aniversario se celebra el próximo 1 de mayo, y en las que se habla y mucho de lo que era la Fórmula 1 en aquel entonces, la seguridad, el carisma de los pilotos, las luchas en pista… Habrá muchos que sólo sepan mirar al pasado para recitar aquel verso de “cualquier tiempo pasado nos parece mejor”.

ayrton_senna__1985__by_f1_history-d5fmtt9

Sin embargo, las enseñanzas del pasado pueden dar paso a un futuro prometedor donde el espectáculo y la esencia de la competición automovilística sigan intactos. Evidentemente, no será fácil prever qué dirección tomará la Fórmula 1 de aquí a los próximos veinte años, pero seguro que podemos hacernos una idea en cuanto al rumbo que ya está tomando esta disciplina.

En este sentido, burn – patrocinador oficial del equipo Lotus F1 – está editando una serie de mini documentales en la que intenta vislumbrar, de la mano de expertos, cuáles serán las claves de la máxima competición automovilística en los próximos años. Un trabajo excelente que nos muestra nuevas facetas de un deporte del que creíamos saberlo todo.

Si bien, los coches y su diseño serán fundamentales, así como los materiales que se utilizarán en su desarrollo o las soluciones que los ingenieros darán a los cambios de normativa; creo que lo más interesante se refiere a los nuevos circuitos de Fórmula 1.



En la actualidad, más allá de los tradicionales Spa, Monza, Mónaco, pocos circuitos destacan en su conjunto. En muchas ocasiones están diseñados con corta/pegas de curvas de otros circuitos o tramos que tuvieron éxito en otros trazados. Pero no hay nada en estos tilkódromos que nos trasmita la emoción y la potencia de las pistas mencionadas al comienzo de este párrafo.

En el segundo episodio, los expertos intentan aproximarse al diseño de los circuitos del futuro desde el punto de vista de la eficiencia – pudiendo recuperar energía eólica con el paso de los coches – y desde el del espectáculo, con una pista que reaccione al paso de los manoplazas, un trazo más vivo qué nunca. ¿Cómo sería está Fórmula 1? ¿Llegaremos a verla?

Y lo más importante, ¿volveremos a creer en la destreza del piloto frente al diseño del coche o del motor?

Anuncios