Almost 100 reasons…__#23 Memories of a Time to Come

Si miramos atrás y hacemos un poco de hemeroteca, los cambios son tales que nos hacen ser conscientes de la velocidad de la Fórmula 1, en todos sus aspectos. La velocidad con la que han evolucionado y revolucionado el mundo del motor, es uno de los que hacen que este deporte sea mucho más que eso. El esfuerzo humano que hay en estas máquinas de competición es impresionante y lo embellece.

Pero sobre todo, la velocidad que nos han hecho sentir en la distancia. La adrenalina, la incertidumbre, los momentos de frustración y los de alegría máxima… todos gracias a la Fórmula 1, y a cada una de las personas que la hacen posible desde hace tanto tiempo. Una tradición, cuya semilla está a principios del siglo XX y que celebró su primer Campeonato Mundial en 1947, que no sólo perdura en el tiempo sino que cada año gana en seguidores, algo tiene que tener.

Una afición que conserva grandes momentos en su memoria, fragmentos de su vida ligados a emociones vividas ante la pantalla o incluso en los circuitos. Que recuerda cada instante como si no hubiese pasado el tiempo y que, aunque no siempre crea que cualquier tiempo pasado fuese mejor, sabe que el presente también ofrece la posibilidad de alcanzar de nuevo una emoción en cada carrera y puede que incluso, una recompensa muy gratificante al final del campeonato.

Seguir escribiendo nuevas páginas y episodios de este libro personal que puede llegar a ser la Fórmula 1, es una razón de peso suficiente para seguir los pasos del Gran Circo. Nunca es tarde para empezar a leer un buen libro. 

Anuncios

Almost 100 reasons…__#41 Official Countdown: 15 days

Después de tres meses de larga espera, vemos como se aleja el vacío de la llamada Silly Season y el comienzo de la temporada está cada vez más cerca. La última tanda de entrenamientos pretemporada comienza mañana en Barcelona. Y sólo restan 15 días para los primeros libres de Australia.

La incertidumbre va dejando paso a un entusiasmo en aumento, a grandes expectativas y sobre todo, a la puesta en pista de los monoplazas en los que todo el invierno llevan trabajando los equipos.

“Hasta Melbourne no podremos saber nada” , es una de las frases más repetidas en el paddock. En gran parte de cara a los medios, por la falta de información y el secretísimo que envuelve estas sesiones de pretemporada; pero también, de cara a sus competidores. Si bien todos han puesto muchas horas de trabajo, hasta que no se enfrenten al resto de las escuderías, no sabrán si sus esfuerzos han merecido la pena.

Porque siempre alguien puede aparecer con alguna sorpresa y porque no sabes lo fuerte que eres hasta que no te mides con alguien superior a ti. Y aunque las comparaciones son odiosas, en este deporte, tienes que medirte frente a los demás.

Parecía que nunca acabaría, veíamos Australia casi tan lejos en el calendario como en el mapa. Y ahora cuando casi contamos los días con los dedos de las manos, debemos preguntarnos si el viaje de velocidad y adrenalina que nos espera, pasará tan rápido como los coches que tanto nos apasionan. 

Almost 100 reasons…__#50 Duck noses and back ends, What lies beneath? (III): Game of Shadows

Cuando la conspiración se encuentra con un tema del que disponemos poca información puede llegar a cotas insospechadas. Ya hemos hablado de cómo todo esto se está viendo en este comienzo de la pretemporada y entrenamientos (#52 y #51) pero deberíamos pensar en qué va a ocurrir al medio largo plazo. Es decir, qué va a pasar durante la temporada.

F1, Game of Shadows

¿Vamos a permanecer entre las sombras durante las veinte carreras del calendario o veremos algo de luz? Pues viendo la forma en la que hemos comenzado, lo más probable es que vivamos los próximos meses entre tinieblas.

La paranoia ha llegado a tal punto que no nos podemos fiar de los coches que vemos en las presentaciones oficiales, y no porque luego sufran modificaciones progresivas sino porque no tienen nada que ver con el coche que han diseñado de primeras, con los que veremos sobre las pistas. La historia es que se guardan ese ‘as’ bajo la manga. Deciden no mostrar sus armas.

McLaren hizo una presentación increíble, por encima de la del resto de equipos. Un programa en directo emitido en Internet y sin que el servidor se caiga. Eso sí, el coche que mostraron ni siquiera tiene las piezas definitivas, sino que han usado unas de plástico. Como con el atrezzo en cine y televisión. Pura apariencia.

Así no es de extrañar que cuando hoy los de Red Bull presentaban el suyo, han colgado un video entre sombras en el que se aprecia el coche, lo justo. Incluso hay quien apunta a que se trata de piezas del RB7 –el monoplaza del año pasado– mezcladas con partes nuevas, como ese morro con entrada de aire.

¿Es posible que nos estén mostrando un teatrillo y que nos estemos perdiendo lo que realmente ocurre detrás del escenario? ¿Es razonable que pongan fechas para las presentaciones de sus diseños y ni siquiera nos muestren su producto acabado? ¿Es justo para el resto de equipos? ¿Deberían presentarse todos al mismo tiempo y en el mismo lugar?

Almost 100 reasons…__#58 KERS or not KERS! That is the question (II)

(continuación…)

Décimas y no segundos, ese es el problema que encuentran en Marussia. Por eso el equipo, con los peores resultados de 2011, ha decidido centrar sus esfuerzos en los aspectos más aerodinámicos y no tanto en el KERS.

John Booth: “Con los avances que pretendemos realizar este año, debemos estar centrados principalmente en la aerodinámica, ya que será ahí donde se producirán las mayores ganancias”.”Buscamos mejorar varios segundos, no solo unas décimas.”

Hay que entender que, si bien la decisión es respetable, Team Lotus sin KERS consiguió afianzar una décima posición en el campeonato del año pasado, ser el único equipo sobre la parrilla que no usa el sistema de recuperación de energía, puede ser una lacra. Y más cuando ya partes desde la última posción.

No obstante, aunque el KERS parece el apoyo ideal, hay que tenerlo muy bien desarrollado para que funcione como debe. Durante 2011 ya vimos que hay momentos en los que un sistema bien implementado consigue la diferencia y al revés. Seguramente antes de cada salida el australiano Mark Webber se hacía la misma pregunta… “¿Correré con o sin KERS?”, y la mitad del tiempo se ponía en marcha bajo el semáforo sin las alas extras que este sistema aporta.

Pero que nadie piense, que esto no es milagroso ni se puede aumentar la potencia al antojo del equipo, hay ciertas limitaciones. Y lo más importante es conseguir que el KERS no nos dé dolores de cabeza, que no nos haga entrar en la eterna duda de si fallará o no, de si rendirá como debe o tendremos problemas… Una buena gestión en este sentido no sólo será fundamental para esta temporada 2012 sino para la de dentro de dos años cuando la electricidad ganará peso dentro de la Fórmula 1.