Antípodas, experiencias y el mal sistémico de la F1.

Después de la larga espera, finalmente llegó el día. Comenzaba la temporada pero más importante aún, al menos para la que escribe, empezaba una nueva aventura.

El esfuerzo de tantos años daba sus frutos y ponía los pies en las antípodas. No sin antes pasar por no sé cuántas horas de vuelo, con sus habituales comidas unipersonales, desayunos y snacks, que se acaban mezclando entre sí mientras tu cuerpo no sabe muy bien qué momento del día es y te preguntas, con aquella musiquita de anuncio de los noventa… “si ha llegado ya la hora de dormir…”

Albert Park - Melbourne

Albert Park nos recibía con chalecos reflectantes, cajas y montacargas. Era martes y el paddock estaba a medio montar. Vuelta de rigor al circuito para hacerse consciente del tan importante ‘aquí y ahora’; mientras de vez en cuando, las manos buscaban inconscientemente la tan preciada joya que colgaba del cuello. Jugueteando con tan exquisito metal, encerrándolo en la palma, asegurándote de que seguía ahí, de que en definitiva, el sueño era realidad. Sin importar en lo más mínimo que, de puertas a fuera, pudiera parecer una burda referencia a cierta trilogía épico-fantástica.

Un fin de semana que tuvo un poco de todo. Mañanas al ritmo de The Clash que continuaban con el ‘Don’t Stop Me Now’ de Queen recorriéndote de arriba abajo a lo largo del día. Un fin de semana que podría ser descrito también con el ‘Butterflies and Hurricanes’ de Muse cuando algún pequeño detalle te hacía ser consciente de lo que estaba pasando. Hasta que llega ese momento del fin de semana que tanto significa para tí acompañada del ‘Space Oddity’ de David Bowie, y esa cuenta atrás que acelera el corazón. “Commencing countdown, engines on… (three, two, one)”.

Ritmos. Interiores y exteriores. Gente. Hugs and thumbs up. Mariposas y yunques.

Para acabar como mi alter ego de la infancia:

Columpio de Heidi

En las nubes o como dirían los ingleses “over the moon”. Como Hamilton después de una carrera liderada (y con mucha ventaja) de principio a fin. Donde el único problema fue un error en la pantalla del volante que le decía que estaba sin gasolina a falta de pocas vueltas del final. Por suerte para él, la información era errónea; por desgracia para Rosberg, la información era errónea y no podría darle caza.

Una carrera con poco aliciente excepto para los medios y aficionados nacionales que veían como Carlos Sainz se marcaba un debut de diez. Bueno, aún mejor, de nueve. Un noveno puesto en su primer Gran Premio y el mejor debut de un español en clasificación. Con la emoción de un pit stop tan largo que hacía pensar que era a cámara lenta, seguro que a Carlos no le pareció lento sino eterno, y una tuerca que podría haber arruinado su primera carrera, pero no lo hizo.

El resto. Bueno, y siguiendo con las cámaras lentas… la visión de Pastor Maldonado antes de abandonar la carrera, esta vez, por culpa de otros.

…ralentizados también los McLaren, bueno, el que pudo terminar la carrera. Button, dos vueltas por detrás tampoco se mostraba sorprendido con el resultado. Sólo 11 pilotos terminaron, y cuando aún había 13 en pista, desde el muro atisbaban puntos en el horizonte.

No fue posible. Como tampoco lo fue para Raikkonen. Los Ferrari una de cal y otra de arena. Vettel en el podio metiéndose a los tiffosi en el bolsillo con apenas dos palabras de italiano. Mientras Kimi…

Kimi: “Something broke”
Ferrari “Ok! Stop the car, Stop the car. Find safe place.”
Kimi: “Did you leave the wheel loose?” –
Ferrari: “Unfortunately wheel was not tight. I’m sorry Kimi”

Y entre medias, el culebrón Sauber – VDG que nos dio tema de conversación y una mirada al abismo del piloto en la Fórmula 1 moderna.

En general, la experiencia tremenda, a pesar del jet lag que te ataca al llegar a Madrid.

Sin embargo, los problemas sistémicos de la Fórmula 1 siguen presentes y cada vez son más acusados. Parafraseando a Sabina, “como quien viaja a bordo de un barco enloquecido”, sin capitán, sin rumbo. Así se encuentra el deporte que sigue pensando en dar un buen espectáculo sin dejar de llenarse los bolsillos. Cortando cabezas, como vimos en Ferrari, primero con cuentagotas, luego a modo masacre de Juego de Tronos.

Cuando algo no funciona los de motores culpan al chasis y sino a los directores, los unos por los otros y la casa sin barrer hasta que alguien toma las riendas. Como ocurre en tantos otros deportes y facetas de la vida. Culpamos al jugador que no resuelve en su posición, cuando quizás es el entrenador el que no ha sabido darle la posición adecuada. Nos gusta señalar, tirar balones fuera y cubrir las espaldas cuando nos conviene, pero asumir responsabilidades mejor no, no vaya a ser que se nos acabe el chollo. Lo que hace falta es que se tomen medidas, que el capitán tome el mando – si es que todavía puede y sino borrón y cuenta nueva. Ya está bien de parches y remiendos. De decisiones a latigazos, reaccionando tarde y mal como consecuencia del último chaparrón.

Almost 100 reasons…__#47 The Doors of F1, Break on Through??

Y el último rumor que quedaba por confirmar, Petrov se queda con el sitio de Trulli en Caterham. Ese asiento, precisamente, fue de los primeros en tener el cartel de “vacante” entre los rumores del paddock. Desde Brasil, Trulli (#63) ya estaba en la cuerda floja, pero incluso, por un momento, llegamos a pensar que sería eso, un rumor. Pero no ha sido así.

Por su parte, Vitaly Petrov era el centro de las miradas especuladoras casi a la vez en el tiempo. Lotus confirmaba a Kimi Raikkonen como primer piloto, y aunque quedara un puesto libre en el equipo, nada parecía apuntar al ruso. Efectivamente, esa batalla se la llevó Romain Grosjean, en su regreso a la categoría reina.

The Doors of F1, Break on Through

Así que, con Petrov en el limbo formulero, su manager Oksana Kosachenko, hacía las llamadas necesarias para que el dinero de los patrocinadores llegaran a algún equipo de la parrilla.

Se le vinculó tanto con HRT como con Williams, los dos equipos que en principio tenían todavía una “vacante” de piloto. Cuando, casi con el comienzo de la pretemporada ambos equipos ya dejaron claro que el ruso no estaba entre sus filas, los rumores se reavivaron.

Ni siquiera verle en la presentación de Pirelli en Abu Dhabi pudo apagar las voces que le citaban ya como piloto de Caterham. Y sí, es cierto, que alguno quiso apartar las miradas haciendo creer al público que sería el piloto probador de Pirelli, no sirvió de nada.

De forma que el rumor más extendido se confirma. Los italianos se despiden de su representación oficial en el deporte después de más de cuarenta años de tradición. Ciao Jarno. привет Vitaly. ¿Qué harás este año? ¿Con un GP en Rusia a la vista seguirán apoyándote los patrocinadores hagas lo que hagas?

F1 2012: Almost 100 reasons to follow next season__#87 Six World Champions on the Grid

Seis pilotos, seis estilos de conducción, seis formas de entender la Fórmula 1, seis personalidades muy diferentes… que suman un total de catorce campeonatos del mundo y, por supuesto, las ganas y el talento necesario para hacerse con sumar un título más. Sus nombres, de sobra conocidos.

Recién coronado campeón del mundo por segundo año consecutivo, Sebastian Vettel. Con tan sólo un título de campeón en sus vitrinas, y habiendo sido el merecido subcampeón de 2010, Jenson Button. Después de una temporada desafortunada, Lewis Hamilton sigue recordando el triunfo de 2008. Se incorpora este año al campeonato después de un año de rallies, Kimi Raikkonen y se suma a la parrilla de campeones, con su victoria en 2007. No podemos dejarnos en el camino a Fernando Alonso, doblemente campeón 2005 y 2006; ni de Michael Schumacher, el campeón por excelencia, siete títulos a sus espaldas… en esta década los cinco primeros de 2000 a 2004.

Six World Champions on the grid

Seis campeones con sed de victoria, todos en los cinco equipos principales, que harán todo lo posible para que 2012 sea su año, y consigan plantar el deseado beso en el trofeo. Hay que reconocer que en principio, Kimi y Michael lo tienen más difícil, el primero porque un año fuera de la F1 se nota y el segundo, porque quizá los años le pesen. Como ha dicho uno de sus antiguos rivales…

Heinz-Harald Frentzen: “Schumacher ha perdido la competitividad”

Lewis y Jenson, dos campeones en un mismo equipo. Dos estilos de conducción muy dispares pero que han demostrado ser efectivos para McLaren. Ambos tienen el potencial y la próxima temporada, será el momento idóneo para poner las cartas sobre la mesa y hacerse con otro título.

Fernando, por su parte, tendrá que demostrar que su Ferrari todavía puede alzarle campeón, y así olvidarse de los cinco años que lleva sin saborear el triunfo – aunque en ocasiones lo haya tenido a tiro de piedra – y sobre todo, para quitarse una espinita….

Fernando Alonso: “Todo el mundo pensaba que cuando yo gané los dos títulos consecutivos iba a ganar después unos cuantos títulos más seguidos, pero no fue así. Luego llegó Hamilton e hizo segundo en su primer campeonato a un punto del primero, y ganó el segundo, y parecía que iba a ganar diez campeonatos seguidos, pero no ha ganado ninguno más”.

“Luego Button arrasó un año y parecía que Brawn iba a estar ganando una década seguida, pero sólo ganó un año. Ahora está Red Bull, que ha ganado dos años con un trabajo fenomenal y nadie dice que vaya a ganar diez seguidos. Veremos que pasa el año que viene”.

Y finalmente, Sebastian. El pulverizador de records tiene un año más la posibilidad de hacer historia, y no sólo porque podría intentar batir el de Schumacher con 13 victorias en una temporada, sino porque podría ser el primero en ganar sus tres primeros títulos de Fórmula 1 de forma consecutiva. ¿Lo conseguirá?