Almost 100 reasons…__#51 Duck noses and back ends, What lies beneath? (II): “Pay no attention to the man behind the curtain”

La maquinaria de la Fórmula 1 está en movimiento. Los días de sequía informativa van dando paso a jornadas como la de hoy con tres presentaciones de equipos. Y en ellas como siempre nos dejamos engañar por el hombre tras la cortina. No miramos más allá. Nos deslumbramos con los fuegos artificiales sin darnos cuenta de que los lanzan para que no veamos las estrellas.

Así somos, crédulos y especuladores. Sedientos de información seguimos las pautas que nos dan y nos centramos en las delanteras, nada mejor para distraer a la audiencia, algo tan recurrente que uno no espera encontrárselas en la Fórmula 1. Pero así es. Hemos visto, comparado y analizado los morros que han ido saliendo. Y tanto nos ha preocupado que no nos hemos preguntado: ¿por qué no han puesto nada de atención en la parte trasera del coche?

Arriba: Acabado suave de McLaren. Abajo: en escalón de Caterhamhol

Claro que ya habíamos visto todas las versiones posibles en cuanto a los acabados de los morros, los chatos, menos chatos, aplastados, redondos…esos patos de los que tanto hablamos. Y también nos habían mostrado versiones para ese salto en la parte central.

Recordatorio: la altura del morro se ha rebajado por una cuestión puramente formal debido a la nueva regulación, no con fines aerdonámicos. La FIA dice la altura de la “nariz” tiene que ser de 550mm para evitar los riesgos que algunos accidentes podrían suponer para los pilotos. Al estrellarse con otro monoplaza de manera lateral, si el morro está a la misma altura o más alto que el cockpit, puede ser un peligro para el piloto contra el que chocas.

Sin embargo, no dice que el resto del morro tenga que estar así de bajo. Así que en el diseño nos encontramos con un salto de altura que se puede resolver con mucha o poca pendiente. Modo Caterham o McLaren.

Conducto de refrigeración del morro de Red Bull (o Duck-duct)

(Los más avanzados pueden retomar aquí): La vuelta de tuerca llega cuando RedBull nos presenta entre las sombras un conducto de aire en ese escalón. Una entrada de refrigeración – rebautizado ya como el “Duck-duct”- que han levantado todo un mundo de reacciones, desde los que apuntan a que podría ser una solución similar al Conducto F, a los que dicen que es sólo una cuestión de luces o una revoluciónde la que no podemos siquiera hacernos una idea porque la mente que la creó se nos escapa.

De cualquier modo…nos dan el capote y entramos.

Anuncios

Almost 100 reasons…__#64 Where the magic happens (II)

Si la FIA no cambiara de parecer en el último momento, la vida sería mucho más aburrida. Su última decisión tiene a más de uno confundido, pero sobre todo ha hecho que tanto seguidores como periodistas tengan de qué hablar. La FIA como siempre, la chispa de la vida.

FIA, the spark of life

En este punto de la pretemporada en la que los equipos tienen que dedicarse a ultimar detalles más que ha iniciar nuevos desarrollos, los planes de muchos se quedan patas arriba. Seguro que se nos ocurren varios nombres en este punto. Evidentemente para los equipos como Lotus que llevaban meses trabajando en este dispositivo esta decisión puede suponer un mazazo cuyo efecto en la temporada que todavía no ha empezado podría ser decisivo.

Si bien, y tratando de verle el lado positivo al asunto. La decisión de la FIA nos ayudará a ver otro poco del ingenio que hace de la Fórmula 1 una disciplina tan increíble. El sistema del que venimos hablando los últimos días, suponía una revolución porque conseguía mantener al monoplaza a la altura ideal en todo momento. Todo gracias a un mecanismo que actuaba sobre la suspensión en el momento de la frenada, especialmente.

Aunque este dispositivo haya sido considerado ilegal recientemente, es posible que algunos equipos ya estuvieran desarrollando un elemento con efectos similares pero con distinto funcionamiento. El reglamento prohibiría aquellos que sean accionados por el piloto o por un ordenador directamente, pero la magia de este deporte está en que seguro son capaces de encontrar una solución a la altura y que además evite las restricciones del reglamento.

Un trabajo fundamentalmente aerodinámico que todavía no conocemos, quizá pronto algún famoso equipo de bloggers técnicos nos deleitan con aproximaciones en este sentido. Sin embargo tendremos que esperar hasta que la temporada comience para conocerlo con detalle.